La división de los suicidios por género

Overview

¡ATENCIÓN!: este artículo contiene temas relacionados con el suicidio.

La crisis silenciosa que afecta a los hombres en todo el mundo y el impacto de los estereotipos de género arraigados.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Durante el 2018 España vio el doble de suicidios que de accidentes automovilísticos. Entre 3.500-4.000 suicidios al año y 8.000 necesitaron tratamiento hospitalario. Se necesitó hasta ese mismo año para que se propusiera una política de prevención, en este momento las estadísticas se mantienen inquebrantablemente estables mientras que enfermedades como el cáncer y otras enfermedades terminales se han reducido progresivamente.

Desafortunadamente, la división por género refleja la norma global, ya que los hombres tienen 3 veces más probabilidades de verse afectados y de ellos los mayores de 70 años (917 en 2016 según el INE). La pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué se puede hacer para cambiar esto?

Se estima que el 34% de los suicidios siguió a un desalojo. Una cifra impactante que genera la necesidad de debatir el coste que puede tener una recesión socioeconómica en la salud mental de un trabajador, especialmente si es hombre.


Un estudio sobre salud mental realizado durante la crisis económica del 2010 en España reveló que las cifras aumentaron en gran número entre los hombres en edad de trabajar, pero no entre las mujeres. Esto se repitió en el Reino Unido, que vio una tendencia indiscutible de deterioro cada vez mayor de la salud mental de los más afectados por la recesión económica entre el período del 1991 al 2010.


Aunque, dentro del Reino Unido, esta disminución no fue del todo uniforme. Se observó una mayor concentración entre hombres de 35 a 54 (con un aumento relativo del 26%), con ocupaciones manuales (22%), educación primaria o secundaria (28%), y entre inmigrantes (33%). Mostrando un aumento notorio y significativo de las desigualdades en salud entre los niveles socioeconómicos.


Esta línea de investigación se ha abordado continuamente durante la última década. Xavier Bartoll, primer autor del proyecto SOPHIE que se llevó a cabo para evaluar el impacto de las políticas estructurales en las desigualdades en salud, declaró en 2012:


“Si bien la economía aún no se está recuperando, el desempleo, a largo plazo, está aumentando y se han producido recortes en los programas públicos de protección social incluso después de la última encuesta, no se puede esperar una mejora”.


El proyecto SOPHIE explicó  de una manera muy clara como  el deterioro de la salud mental entre los hombres no podía estar separada de la crisis económica en España y, por extensión, en todo el mundo. Especialmente entre los de posición socioeconómica baja. Esto no va a cambiar pronto.

Con la confusión económica que se avecina en un mundo pospandémico, se vuelve más crucial que nunca que se refuercen las políticas de protección social y se elimine el tabú que rodea a pedir ayuda.

Las discusiones sobre salud mental deben adaptarse a los desafíos modernos que enfrentamos. Empezando por el reconocimiento de que el diálogo intergeneracional es fundamental y muy especialmente porque existe la evidencia que respalda que la presión del estoicismo mental masculino todavía puede prevalecer en nuestras generaciones más jóvenes hoy.


El Dr. Hallin, propietario de centros de salud mental en el sur de España, dijo lo siguiente:


“Tenemos que empezar a valorar nuestra salud mental e invertir en ella. Cuando hay diabetes en la familia, estás más consciente de lo que comes. Debería ser igual con las enfermedades mentales, es genético”.


Durante el tiempo que trabajó en Madrid, el Dr. Hallin dijo que la mitad de los jóvenes que intentaron suicidarse nunca vieron a una enfermera de salud mental. En el 2018, España registró 12 muertes entre niños menores de 15 años y 247 hombres menores de 30 años.

Otra vez, podemos ver paralelos en el Reino Unido, en el 2017 hubo 177 suicidios entre jóvenes de 15 a 19 años, en comparación con 110 en el 2010, cifras que han aumentado casi todos los años, según la Oficina de Estadísticas Nacionales en el Reino Unido.


Es hora de considerar que la creencia de que la inseguridad mental no debe abordarse sino soportarse puede permanecer arraigada en nuestras generaciones más jóvenes. Hasta que mejoren las circunstancias, buscar ayuda profesional es una disposición que puede no estar disponible para todos, el Dr. Hallin continuó diciendo:


“El sistema de salud mental español es problemático, a menos que te estés muriendo no te verán, es un lujo que no pueden permitirse. No tienen recursos suficientes”.

Es necesario establecer una ruta abierta y clara de apoyo para todos aquellos que luchan por su salud mental, a pesar de la falta de recursos disponibles.


Es inequívoco decir que existe una relación bidireccional entre los trastornos de salud mental y las implicaciones sociales, ya que una mala salud mental puede agravar las opciones personales y afectar las condiciones de vida que limitan las oportunidades.

Promover el acceso a oportunidades educativas y laborales, alimentos saludables, viviendas y vecindarios seguros es fundamental. Es necesario reconocer que los sistemas de salud deben tratar a la persona en su totalidad, no solo a la enfermedad.


Aunque evidentemente es necesario abordar las desigualdades estructurales en nuestros sistemas institucionales. Es lógico pensar que tener la comodidad de llegar a las personas más cercanas, de manera segura y sincera, para comenzar esta conversación esencial en casa es la clave.


Con el mundo actualmente conteniendo la respiración, esperando que los efectos económicos de la pandemia se pongan al día, es el momento de tener estas conversaciones. Los diálogos abiertos entre generaciones deben convertirse en la norma. No solo en beneficio de la próxima generación, sino también de las generaciones de los mayores, que pueden haber llevado el peso de su lucha interna durante toda su vida adulta.

Este artículo fue enviado por uno de los miembros de nuestra comunidad, Richard Weare.

Need Support?

Visit our Helpful Websites page for links to helplines and other centres. There’s no shame in asking for help.

Contact

Need Support?

Donate

liveon.community@outlook.com

Helpful websites for you

Gofundme

Check us out on social media

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: